Oh que tuviera lenguas mil

 

 

¡Oh, que tuviera lenguas mil!

Del redentor cantar,

La gloria de mi Dios y Rey,

Los triunfos de su amor!

 

Bendito mi Señor y Dios,

Te quiero proclamar;

Decir al mundo en derredor,

Tu nombre sin igual.

 

Dulce es tu Nombre para mí,

Pues quita mi temor;

En El halla salud y paz,

El pobre pecador.

 

Rompe cadenas del pecar;

Al preso librará;

Su sangre limpia al ser más vil,

¡Gloria a Dios, soy limpio ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *