Rostro Divino

 

 

Rostro divino, ensangrentado,

Cuerpo llagado por nuestro bien,

¡Señor!, llevaste cuántos dolores

De pecadores que así te ven

 

Manos preciosas tan lastimadas,

Por mí clavadas en una cruz

En este valle mis pasos guía,

Sé mí alegría, mi norte y luz.

 

Bello costado en cuya herida

Halla la vida la humanidad,

Fuente amorosa de un Dios clemente,

Voz elocuente de caridad.

 

Tus píes heridos, ¡Cristo paciente!

Yo, delincuente los taladré;

Por Ti salvado ya bendecido

Y agradecido te adoraré.

 

Crucificado en un madero,

Manso Cordero muerto por mí!

¡Oh!, guarda mi alma, que en Ti, reposa,

Siempre dichosa cerca de Ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *