Salvo en tiernos brazos

 

Salvo en los tiernos brazos

De mi Jesús seré,

Y en su amoroso pecho

Dulce reposaré.

Este es sin duda el eco

De celestial canción,

Que de inefable gozo

Llena mi corazón.

 

Salvo en los tiernos brazos

De mi Jesús seré,

y en su amoroso pecho

Dulce reposaré.

 

Tiende Jesús los brazos,

Bríndame su amistad

A su poder me acojo,

No hay para mí ansiedad.

No temeré, si ruge

Hórrida tentación,

Ni causará el pecado

Daño en mi corazón.

 

Y cruzaré la noche

Lóbrega sin temor,

Hasta que venga el día

De perennal fulgor.

¡ Cuán placentero entonces

Con mi Jesús morar,

Y en la mansión de gloria

Siempre con El reinar!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *