Señor, heme en tus manos

 

 

Señor, heme en tus manos,

Dirígeme,

Y hasta el fin de mis años,

Mi guía sé.

Sin Ti ni un solo paso

Quisiera dar;

Mi vida hasta su ocaso

Te he de entregar.

 

Sostén con Tu potencia

Mi débil ser,

Y así paz Y clemencia

Podré tener;

Que siempre yo a Tu lado

Prefiera estar,

Y Tu voz con agradó

Cerca escuchar.

 

Ti sea en el mundo

Mi afán seguir,

A Ti en amor profundo

Siempre servir.

Señor, heme en Tus manos,

Dirígeme,

Y hasta el fin de mis años

Mi guía sé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *